OTOÑO – OCTUBRE, inicio de Actividades y a veces mucho estrés

Los días ajetreados son un reto común para tod@s. Entre las mil inquietudes y cien cosas por hacer, llegar a todo produce un gran desgaste.

A más estrés mayor sensibilidad – ¡Más irritabilidad! – y con mayor alteración generamos mayor estrés. Llegar ahogado al final del día será claro síntoma de que no te has cuidado. Y eso no es autoestima.

Para recomponerte es imprescindible que pares, aproximadamente cada hora y media. Sí o sí, para. ¿A caso es de verdad tan importante lo que debes hacer sin poder detenerte ni 6 minutos? ¡Y RESPIRA!

Respira en profundidad para que el diafragma (músculo entre el torax y el abdomen) se pueda expandir (y no «contracturarse»).

Visualiza un espacio bonito, date «buen rollo» durante unos minutos para reequilibrar tu organismo. Es imprescindible. Y comprender que esto también pasará o que tu cuerpo se resentirá por tu automaltrato. Deja de exigirte todo el rato, ser imperfecto es parte de la vida.

Y ten presente la frase «vísteme despacio que tengo prisa».
Irá bien tenerla presente, y vivírla.

Un abrazo
———-
Ferran Cardona

«Ocúpate del reino del corazón, y lo demás te llegará»

Entrevista  a Claudio Naranjo

Qué es el eneagrama?

Una herramienta de autoconocimiento, la más completa.

¿En qué consiste?

Es un mapa de las nueve pasiones que conforman tu personalidad: te ayuda a conocerlas, y así identificar cuál de ellas te domina.

¿Cuáles son esas nueve pasiones?

Ira, orgullo, vanidad, envidia, avaricia, cobardía, gula, lujuria y pereza.

Suenan a los pecados capitales.

Los griegos ya enumeraron casi todas esas pasiones, llamadas luego pecados por el cristianismo, y que son a su vez los nueve eneatipos del eneagrama.

¿Y una de esas pasiones me domina?

Siempre hay una dominante sobre las demás: identifica cuál es la tuya, y así podrás trabajarte para equilibrarla con las demás.

 

 

¿Con qué fin?

Dejar de actuar reactivamente, con automatismos, como una máquina: ante cada situación serás capaz de actuar con conciencia.

¿Cuál es su pasión dominante?

La avaricia.

¿Sí?

He temido siempre quedarme sin nada: temeroso de la precariedad de mis recursos, me ha costado invertir en mis capacidades, he desconfiado de mí… Y eso me ha dejado en el filo del vivir, una vida por vivir.

¿No ha podido dominar esa avaricia?

Ya sí, pero ha sido difícil. Ya lo dijo Churchill: «El hombre se tropieza con la verdad…, pero se levanta y sigue su camino».

¿De dónde proviene el eneagrama?

De un esoterismo cristiano de Asia Central, que divulgó por Europa una especie de Sócrates ruso de principios del siglo XX, Gurdjieff. Y de él lo aprendió Óscar Ichazo, que me lo enseñó en el desierto de Arica.

¿Cómo fue usted a parar al desierto?

Era 1970, y yo pasaba el peor momento de mi vida… Y me retiré durante seis meses.

¿Qué le había sucedido?

Mi segunda esposa tuvo un accidente de automóvil y murió mi hijo de once años.

Sobreponerse debió de ser duro…

Yo tenía 37 años y me tendía en su camita y pasaba horas y horas llorando. Un día entendí que era llanto por lo que no había podido quererle. Sentí su presencia y dejé de llorar.

¿Y qué aprendió en el desierto?

Yo era médico psiquiatra. Vi que la medicina farmacológica abordaba síntomas, pero no la raíz del problema del paciente: la dejé para ejercer como psicoterapeuta.

¿Es muy malo que mande una pasión?

Lo malo es que en ese caso tu vida será más pequeña, automatizada, dilapidarás energías…, pudiendo vivir más plenamente.

¿Qué automatismo le hizo ser médico?

A los seis años vi la luna llena y le pregunté a mi madre qué era eso. Me dijo que era un cuerpo celeste, como lo eran las estrellas, los planetas…, y me habló de la gravedad… y experimenté un intenso placer ante ese vislumbre de conocimiento… Y ya busqué repetir ese gozo, y eso me llevó a la ciencia.

Pero luego dejó la ciencia.

Cuando sentí que la filosofía y la psicología afrontaban mejor el dolor de la infelicidad.

¿Cuál ha sido su momento más feliz?

A los 20 años tuve una relación erótica con una conocida de 40 años, y sentí tanta alegría… ¡El mundo era bello! Sentí la alegría normal del vivir, y ahí fui consciente de que yo no había estado vivo hasta entonces.

¿Ha llegado a conocerse perfectamente a sí mismo?

En el centro de la cebolla, si vas quitando capas y capas, no hay semilla, ¡no hay nada!

¿Qué significa esto?

Que lo único que hay son los demás. Antes yo me recluía en mi torre de marfil, pero hoy veo los problemas del mundo…

¿Cuáles son?

Todos derivan de una estructura patriarcal profunda, de modo que todos se diluirían si educásemos a los niños de otra manera.

¿Cómo, exactamente?

Integrando intelecto, cuerpo, emociones y espíritu, para ser más amorosos, más libres: más sabios. Pero para eso es decisivo primero que eduquemos a los educadores.

¿Tenemos una educación no amorosa?

Demasiado intelectual, institucional, individualista, patriarcal y poco humanística. Nuestra sociedad sigue siendo machista y depredadora. Ya decía Cicerón: «Cada senador es sabio…, pero el Senado es un idiota».

¿Solución?

Integrar intelecto, amor e instinto, nuestros tres cerebros. Abrazarlos a los tres de verdad: por ahora, el intelecto ha eclipsado el amor y ha demonizado el instinto.

¿Debo dejarme llevar por mi instinto?

Si te arrastra, no eres libre: se trata de aliarte con tu instinto.

¿Qué pasión domina hoy al mundo?

La vanidad. Se expresa en la pulsión por el éxito económico, la supremacía tecnológica, la confusión entre valor y precio…

¿Hacia dónde se encamina el mundo?

Muchos son los llamados…, pero muchos son también los sordos. Hay una pulsión de transformación cierta, pero pasa por encender la luz y ver en tu propia oscuridad.

Y si lograse encenderla, ¿qué veré?

Sabrás que todo es pulsátil, que todo late… Si buscas el yo, acabarás topándote con la ausencia de yo: lo transformador es sentir el ser. Si eso sucede, tendrás días peores o mejores…, pero recordarás el sabor del ser.

¿Un consejo definitivo?

Ocúpate del reino del corazón, y el resto te llegará por añadidura.

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20120117/54244989354/claudio-naranjo-ocupate-del-reino-del-corazon-y-lo-demas-te-llegara.html

Pasatiempo de Mario Benedetti

En tiempos de transformación y cambio, acercándonos al Solsticio de Verano – transformación y cambio cósmico – me complace compartir un poema del gran Benedetti, del que comprendí mucho a temprana edad… y sigo comprendiendo con el paso inexorable del tiempo.

 

 Pasatiempo

Cuando éramos niños
Los viejos tenían como 30
Un charco era un océano
La muerte lisa y llana no existía

Cuando muchachos
Los viejos eran gente de 40
Un estanque era océano
La muerte solamente una palabra

Ya cuando nos casamos
Los ancianos estaban en 50
Un lago era un océano
La muerte era la muerte de los otros

Ahora veteranos
Ya le dimos alcance a la verdad
El océano es por fin el océano
Pero la muerte, la muerte empieza a ser la nuestra

Mario Benedetti

este últlimo año….

¿Te fijaste en ti durante este año de aventura iniciática?
¿Y que aprendiste?

Después de un año con la oportunidad de reconocmiento interno que la vida nos ha brindado, seguro que hemos aprendido de nuestra propia manera de ser y de como funcionamos, cada un@ con sus vicisitudes, ante las circunstancias que aún hoy vivimos, según nuestro propio talante interno.

Reconocer cada un@ para si, los errores psicologicos que se le activan – vanidad, orgullo, ira, avaricia, pereza, gula, … o ¡miedos! entre otros – en este especial ciclo de vida nos muestran autodescubrimiento de nosotr@s mism@s.

Personalmente, encontrar equilibrio entre el deber y el querer, y entre la resignación y el gozar con lo que es, me ha aportado comprensión de mi actividad interior, equanimidad frente a la exterior y confianza y agradecimiento en la vida.

Dedicado a Fra Marc (Poblet 2021)

Fra Marc - Monestir de Poblet

 

Os comparto la suerte de haber podido conocer y encontrar este hombre que seguro nos aportó nueva luz en nuestro iniciático camino de todos y todas las que lo hemos conocido en el viaje iniciático por la Cataluña Templaria, pues ha fallecido cristianamente.

Si os parece bien os pido tomar unos minutos cuando tengas tiempo, con una vela encendida e incienso para dedicarle tu recuerdo.

Abrazos y salud para todas y todos

21 D Solsticio de invierno

El 21 es el fin de ciclo y el inicio de la nueva etapa marcada por el Solsticio, donde el sol se «detiene» (Sol statum = Sol estático) y el día es más corto (menor luz solar) en invierno, para emprender nuevamente su recorrido ampliando su luz…

Hay diferentes etapas que van marcando los tránsitos celestes, astrales, universales … y a su vez son la clara y externa expresión de nuestros cambios internos, a veces menos perceptibles por prestarles menor atención aún siendo ¡Los más importantes de nuestra vida!

Solsticio de inviernoAncestralmente ya se centró la atención en la simultaneidad de cambios externos con los propios en cada un@. Rituales iniciáticos, reflexiones internas, nuevos propósitos... son parte de nuestra cultura humana, tal vez en algún punto olvidada.

De hecho entre el solsticio (celebrado de forma cristiana con el nacimiento de Jesús) y el aceptado cambio de año en el 31 suelen haber unos 10 días que se dedicaban antaño (los judíos aún lo preservan así) a prestar atención al recorrido resuelto durante el último año y reconducir para el nuevo año – cual buen aprendiz de mago o autocoaching del siglo XXI – las energías internas (valores, sensaciones, consejos, ideas, conciencia …) hacia el conocimiento, la templanza y la luz interior.

Feliz Nuevo Ciclo Vital
y mucha luz para iluminar el Viaje Iniciático