Ideas para vivir este momento

Aprovechemos estos días para cambiar de hábitos e incluir nuevas habilidades. Siempre hablo de usar los talleres de autocrecimiento como laboratorios donde probar tus «nuevas» capacidades, donde afrontar tus miedos e incorporar nuevos hábitos. Usa estos días para experimentar Tu laboratorio, en tu propia casa.

Cada mañana es un tiempo nuevo para ti, encuentra nuevas maneras de disfrutar del día con aquello que te gusta; date momentos de felicidad y a poder ser que incluyan el autocuidado personal incluyendo algún ejercicio de actividad física; dibujar, pintar, coser, música, cantar, ¡bailar! piensa en ello al despertar, tendrás un empujón nuevo de vitalidad para vivir ese día.

Considera por ejemplo si comer bollería te aporta más felicidad (momentánea) que malos pensamientos (“¿que me he hecho al haber comido así?” “Se me nota que como más o peor, debería cuidarme, pero no lo hago”, “sarna con gusto no pica… pero después si que pica”).

 

Un gran proverbio oriental sobre vivir el aquí y ahora dice: “Cuando comas come”.  Durante tu comida estate en el momento presente y no divagues en tu alocada mente con lo que no es el ahora. Por supuesto ayudará no estar leyendo o escuchando noticias o tv.  Induce esta nueva práctica para saborear mejor, masticar más, descubrir toda la función interna de lengua, dientes, grumos, fineza y combinaciones de alimentos. Sácale partido y disfrútate el momento comida.

Para ir a la compra deja el móvil en casa, así evitas que este se contagie pues de seguro lo usarías durante tu salida… límpialo con cuidado si crees que puedas haberlo contaminado. Con ello también te descontagiarás del enganche a él, de usarlo a cada paso, para cada gestión… un poco de desapego al móvil y en especial al whatsapp será muy saludable para tod@s.

Es buena idea tener unos zapatos para salir de casa y otros para dentro de casa. Lo mismo puedes hacer para la ropa, recuerda que al día siguiente el virus ya no será problema en esa ropa. Puedes salir a comprar pan así te aireas, pero también incrementas la posibilidad de contactar con algo vírico. Puedes llevar una mano con guante para contacto con el material de compra (la bolsa que te den) y otra libre para seguir contactando con tus cosas. Higieniza el guante adecuadamente a tu regreso. Cógete esta situación como el juego al que no te dejaron jugar de niño, a esos polis y ladrones (el virus), o ese libro de aventuras. Vive tu propia aventura, respetarte y aceptar tu ira o tu pereza, pero siendo tu quien los gestiones a ellos y no al revés.

 

La verdad es que la previsión es que muchos seremos los afectados, pero no todos y no siempre comprar el pan significa que te contagies. Recuerda que ahora tienes tiempo, así que quitarse el guante, lavarlo o cambiarte de zapatos, no te quita tiempo de nada importante (el sofá seguirá donde lo dejaste). Aprende a hacer las cosas con presencia, con auto respeto, ahora no hay prisa. Respíralo.

Realiza a menudo tus momentos de parar y respirar. No hace falta que hagas nada demasiado especial, tan solo estar en ti y tu respirar, incorporando tranquilidad a tu sistema terrenal.

Siempre que quieras puedes añadir la visualización con la tierra: Imagina raíces desde tus piernas y pies hacia dentro de la tierra, tal como te surja. Si expandes tu raíz por el subsuelo o si llegas a las profundidades del planeta, funciona igualmente. Y añadir la conexión con el cielo o el sol…. permitiendo que te recarguen y llenen todo tu cuerpo de luz, de serenidad, de presencia. Puedes imaginar una esfera o la propia luna entrando en ti y repartiendo esa sensación de sanación y bienestar dentro de ti.

Esta situación durará más de 15 días así que empieza a usarlos afianzando tus valores humanos y de autoestima, reorientando hábitos más sanos. Se puede, hay que habituarse. Como quizás recordarás, de pequeño te daba pereza lavarte los dientes, ahora de mayor prácticamente ni te lo planteas, lo haces y ya está, al igual que te vistes cada día. Pues insisto, aprovecha para vivir el momento contigo mism@, date momentos de autofelicidad y si no los encuentras acéptalo, gestiona tus emociones, aprende de ti y de como funcionas por dentro, desarrolla tu inteligencia emocional contigo mismo, observa que te cuentas en tus pensamientos, y como te hacen sentir. Ahora tienes Tiempo.

 

serenidad

Por cierto, ponte ropa que te guste, que haga sentir bien, aunque no vayas a ninguna parte. Seguro que mucha de tu ropa tiene una connotación emocional (un vínculo) con algo o alguien. Recuerda que ahora tienes Tiempo para descubrir estas cosas. Para y observa tus sensaciones internas. Así que ponte lo que para ti te de energía, alegría y ganas de vivir. Lo mismo servirá para la decoración, las toallas, trapos, zapatos y todo a tu alrededor. Vuelvo a decir, ahora tienes tiempo para reflexionar sobre ello y hacer los cambios oportunos. Elimina lo que te da pesadez y quédate con lo que Sí conecta con tu buen rollo.

Llama por teléfono (o por videollamada), no te abstengas de cuando te venga alguien en la cabeza o esa llamada pendiente, realizarla sin más, posiblemente sea de las múltiples personas que estarán en casa 🙂 . Sobretodo si te sientes apagado o encuentras tu emocionalidad o miedo empiezan a sobrellevarte, llama a algún/a amig@ que pueda corresponderte ante tu aflicción. ¡Estamos para esto y más! ¡Y si estás alegre, también repártelo! puede que la otra persona al otro lado lo necesite más de lo que crees.

 

La manera de llevar mejor los días por venir es no pensar en lo de mañana, ni los días que faltan o sobran, solo en hoy, en lo que corresponda a hoy. Ser creativo no es tan solo el arte, saber manejar el tiempo es el arte de crear tu vivencia. Crear un nuevo menú o plato a tu chef interior, una nueva forma de hacer ejercicio (marcate horarios para ello y no te los saltes), o de compartir desde casa serán nuevas fórmulas de creatividad. Acepta los momentos en que estés de bajón y encuentra la manera de gestionarte hacia la serenidad, al fin y al cabo, somos humanos. Recuerda que lo nuevo que hagas, aunque pueda darte pereza al inicio, has de ver si te va aportando mejor sensación en ti, como suele ocurrir al movilizarte (gimnasia, bailar, o tan solo mover brazos y piernas…), después te sientes mejor.

Todo dentro de uno se puede cambiar, es cuestión de practicar. Es un muy buen momento que puedes aprovechar y practicar para reconstruir tu nuevo ser con tus nuevas habilidades.

Ahora tienes todo ese Tiempo que siempre habías querido para dedicarte a ti y practicar lo que tantos libros, enseñanzas y filosofías hablan: Vivir el presente.

9 comentarios en “Ideas para vivir este momento”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *