el paso del tiempo… cumple años cumple más

De niño el sentido es jugar con el presente a estar ausente, en una ilusión de la imaginación

De joven la vida es la ilusión de conquistar y conseguir la efimera felicidad

Ya adulto, perdemos el sentido aferrados a no perder lo que da sentido, que con suerte y esfuerzo obtuvimos; aferrados a no perder ni la ilusión, ni el atardecer del tiempo. Y ambos se desvanecen en el poco presente presente*.

Así que en la avanzada madurez nos topamos con la realidad del despertar de lo que fue soñar, ahora implicados en vivir en lo que nos transformó ese sueño, esa imaginaria ilusión, ese perseguir tiempo y felicidad.

 

*en la poca presencia del presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *