Consejos útiles para eliminar la tensión

Tomar los problemas como temporales y no como permanentes (podemos decir, por ejemplo: «hoy estoy cansado», y no «ya no puedo más»)

Ser realista: eliminar todas las actividades que realizamos y que no son absolutamente necesarias.

Delegar responsabilidades, no creerse imprescindible.

Bajar las expectativas: nadie es perfecto. Ni podemos esperar la perfección ni la podemos ofrecer.

Ser amistoso con uno mismo, no «autoflagelarse» ante los errores cometidos».

Dejarnos un tiempo vacío en la agenda para hacer el que nos gusta o por no hacer nada. Se trata de cultivar las pequeñas «zonas verdes» mentales que todos necesitamos.

Usar el tiempo con más control: hacer más cortas muchas cosas que alargamos innecesariamente (por ejemplo reuniones, conversaciones telefónicas o hoy en día «los whatsapppps).

Practicar alguna actividad física. Si no puede ser un deporte concreto, caminar es una iniciativa muy gratificante y quince minutos al día se notan de seguro, porque están ahí cada día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.